Como es un año nuevo en Venecia

Venecia era sin duda alguna el lugar mas anhelado de nuestro primer viaje a Europa, ni siquiera recuerdo exactamente desde cuando inició mi fijación por esta ciudad italiana, lo único que estaba segura es que me hacía mucha ilusión conocerla desde muy temprana edad, y desde el primer día de conocer a Carlos, le hablé de ese sueño por conocer este lugar, lo cual se convirtió un anhelo conjunto.

Llegó ese 30 de diciembre que tanto imaginábamos, nos levantamos muy temprano y salimos en tren de Florencia a la ciudad de Romeo y Julieta: Verona. Allí hicimos una parada de 4 horas para recorrer sus románticas calles aturdidas de turistas, que se convertían en paisaje al pensar en nuestro siguiente destino. Para llegar a Venecia, tomamos un tren desde Verona y luego de 60 minutos de un agradable recorrido empezamos a ver, alrededor de la carretera, mar por ambos costados y esto era la premonición de estar muy cerca de la ciudad. Efectivamente en menos de nada llegamos a la estación del tren, bajamos, caminamos unos cuantos metros, se abrieron las puertas de la estación y ya, estábamos en Venecia. Sí, la de los cuadros, las películas, las del fondo de pantalla que siempre tuvimos en el PC. Tan pronto llegamos fue como estar debajo del agua y salir a una superficie bulliciosa, habían cientos de personas recorriendo el lugar, en las escalinatas del frente de la estación, grupos de jóvenes tomando vino y hablando efusivamente, intentando no dejar opacar su discurso por la voz de los cantantes que entonaban canciones típicas italianas, amenizando a los turistas que paseaban esa tarde soleada en las elegantes góndolas. Era totalmente embelesador ver estos barcos largos, con detalles finamente hechos y que, con su movimiento ondeante, maniobrados por sus expertos conductores vestidos de camisa a rayas negras, sombreros con cintas rojas y pantalón de prenses; te hacían sentir en un escenario digno de una película de Hollywood.

A los lejos y en medio de miles de voces y sonidos, escuché  la canción de Domenico Madugno “Volare… oh, oh! cantare… oh, oh, oh, oh! nel blu, dipinto di blu, felice di stare lassú”, fué ahí donde caí en cuenta que era real, estábamos en Venecia.

Decidimos sentarnos en la escalinata cerca a los canales y en silencio, con una sonrisa inmortalizada, nos dedicamos a contemplar el panorama, yo estaba perpleja, solo disfrutaba esa dosis de endorfina que me regalaba la vida.

llegada a venice

Primera foto en la ciudad, después de salir de la estación de tren

Estuvimos un buen rato en silencio y con una que otra lagrima de felicidad que merodeó mis mejillas, vimos que estaba empezando a oscurecer (Eran las 4:00 por mucho), pues al tratarse de época de invierno, sabíamos que en menos de nada el cielo sería cubierto por su manto negro, así que volvimos a la realidad, tomamos nuestras mochilas y nos fuimos a buscar un punto de información para saber cómo llegar a nuestro hotel. La opción que nos dieron fue el vaporetto, que es el transporte urbano acuático de Venecia y así como en nuestras ciudades, tiene múltiples paradas distribuidas por todos sus canales. Así que fuimos a comprar los tickets (Pueden ir a esta pagina para ver los precios actualizados y hacer compras en línea, o por acá también las pueden comprar) y  nos subimos a disfrutar esta anhelada experiencia. El recorrido fue icónico, nos ubicamos en los exteriores del barco y pudimos visualizar las casas que parecían flotar en el agua, las monumentales basílicas, palacios, las avalanchas de personas paseando por sus diminutas calles e innumerables restaurantes preparando la llegada del 2017.

san Marco

Vista de la ciudad desde el Vaporetto

Después de varios minutos, llegamos a la estación más cercana al Puente de Rialto, obviamente al ser un lugar tan famoso en la isla estaba repleto de personas, no solo tomando fotografías desde su parte alta, sino pasando de isla a isla o tomando café en la base del mismo, donde es muy característico encontrar los restaurantes y cafeterías mas costosas de la ciudad. Nuestro hotel quedaba a 3 cuadras de allí, nos esmeramos en buscar algo que nos permitiese ahorrar tiempo, dinero y energía en los desplazamientos, ya que ahí estaríamos esa noche, el 31 de diciembre y 1 primero de enero. Habíamos averiguado que muchos viajeros optan por no quedarse en Venecia, pues eligen Verona o Padua (Ciudades muy cercanas) como lugar de asentamiento y realizan pasadías a Venecia, ahorrando una buena cantidad de dinero, pero invirtiendo tiempo que para nosotros en ese momento era lo más valioso. Arribamos al Hotel Caneva, un mini hospedaje, muy básico, con baño compartido (Cosa que, para esa época, no nos hacía mucha gracia), pero la ubicación era inmejorable y además tenía una cama doble muy cómoda y calefacción a tope. Hicimos el check-in y salimos a conocer la ciudad.

Venecia no sólo tiene canales y puentes que conectan a sus islas (Era lo que yo pensaba), también hay muchas calles estrechas, algunas con techo que desembocan en pequeñas terrazas donde los restaurantes colocan sus mesas. Todo al final es como un gran laberinto, porque terminan pasando varias veces por el mismo lugar y no entienden cómo. Caminamos y caminamos buscando algo para comer, encontramos infinidad de almacenes con decoración en Murano, venta de mascaras alusivas a su carnaval que se celebra todos los febreros, joyerías, establecimientos de souvenirs y mini markets, que fue allí donde decidimos comprar nuestra cena de ese día, pues definitivamente Venecia, está diseñada para dejar en ceros cualquier cuenta bancaria. Nos sentamos en un andén muy cerca al puente Rialto y bajo un frío gélido nos pusimos a degustar nuestra compra del día.  Nos pasaron rápidamente las horas charlando, comiendo chucherías y tomando vino de 3 euros, mientras la ciudad se fue apagando y solo quedamos con el sonido de la música que salía de los restaurantes vecinos. Nos dieron 10 y las 11 como dice el poeta Joaquín Sabina y nos fuimos a descansar.

rialto

Primera noche en Venecia – Puente Rialto del Gran Canal (3°C, 30 de diciembre 2016)

Al día siguiente nos levantamos como a las 7:30am con algo de resaca, nos bañamos, arreglamos y salimos a conocer los lugares emblemáticos de Venecia. El día prometía mucho, pues había un itinerario completo que habíamos organizado donde estaba incluida el paseo en góndola.

Lo primero que hicimos fue buscar agua caliente (si, los que nos conocen ya saben para qué, y quienes apenas nos conocen más adelante les dejamos un post de recomendaciones) y es que, en las épocas de tanto frio, preparar sopas instantáneas (Noodles) en un país donde son tan escasos los alimentos que consumimos los latinos, resulta siendo un verdadero acierto. Por fortuna al pasar el puente Rialto hay una zona de restaurantes donde nos regalaron el agua caliente y además nos permitieron sentarnos ahí sin pagar un solo peso. Aprovechamos y pedimos un poco más para hacer café (Siempre llevamos café instantáneo a nuestros viajes, que facilitan la vida) en nuestro articulo de recomendaciones para viajar a Europa, pueden encontrar otros tips que seguramente les servirán mucho.

canales

Nosotros preparando nuestra sopa de mochileros

 

Posterior a ello, iniciamos en ese segundo día, el siguiente itinerario:

Plaza San Marcos, Palacio Ducal y El Campanille: Por fortuna para los mas perezosos, estas tres atracciones con un par de museos mas y reloj astronómico, están concentrados en el mismo lugar. Pueden tener vistas de la ciudad desde El Campanile (que pese a tener unas bonitas vistas, no me parece que valga la pena). Para Subir, deben pagar 10 euros (Precio actualizado 2022), con entrada gratis para niños menores de seis años y además hacer una fila de aproximadamente 30 minutos donde casi morimos de frio, pues a pesar del cielo azul y el sol en todo su esplendor, las temperaturas estaban a 3° para ese momento.

casa tipicas

Vista de la Iglesia de la Salute desde el Campanile

 

vista

Vista panorámica de Venecia

 

vista plaza

Vista de la Plaza desde el Campanile

Bajamos, recorrimos y fotografiamos la bella plaza San Marcos, donde nos dimos el lujo de sentarnos en la terraza del famoso Café Florian, donde pagamos el café más caro de todos nuestros viajes (7 euros por una taza pequeña), sin embargo lo disfrutamos al máximo, escuchando música italiana en vivo, viendo el movimiento de la gente en la enorme plaza y, por supuesto, recibiendo algo de sol, para continuar el recorrido.

plaza

Plaza San Marcos a todo dar

Nos dirigimos al puerto de las góndolas para hacer nuestro anhelado paseo.

En nuestra opinión personal es ¿Cómo estar en Venecia y no dar un paseo en góndola?, para nosotros era imperdonable no hacerlo. Sin embargo hoy pensamos que es una actividad muy costosa (80 EUROS Por Góndola) y dura apenas 20 míseros minutos (Se puede optimizar el valor si van 6 o al menos 4 personas para dividir gastos) aquí pueden encontrar los tickets mas económicos en esta modalidad , pero si navegar en este tipo de vehículo,  no ocupa su listado de imprescindibles, mejor ahórrense la platica.

gondola

Puerto de las Góndolas – Plaza San Marcos

Navegamos por 20 minutos, recorrimos los canales más cercanos a la zona y como punto obligado pasamos por debajo del puente de los suspiros, este puente, tiene nombre muy romántico y las parejas suelen besarse cuando pasan por ahí como sello de amor eterno, sin embargo, la historia real es que es una estructura que une el palacio Ducal con la antigua prisión de la Inquisición y, cuando los prisioneros pasaban por allí tras ser condenados, despegaban de su alma un profundo suspiro, pues sabían que era la última vez en su vida que iban a ver la luz del sol.

caneles y gondola

El aclamado Puente de los suspiros

En ese corto tiempo y al son de “Romance in Venecia”, del playlist de viajes que habíamos preparado para ese momento, navegamos por estos canales llenos de historia y que despegaban de nosotros una sonrisa permanente. En menos de nada arribamos nuevamente al puerto y así terminamos, nuestro costoso, pero memorable recorrido.

El frio nos hizo ir directamente a casa, nos mantuvimos un par de horas con la calefacción a tope para recargar fuerzas para la noche que se avecinaba. Nos pusimos nuestra tercera capa de ropa y salimos a explorar un poco más. Aquí puedes leer sobre el tipo de ropa para llevar a Europa, de acuerdo al clima.

Siendo las 5:00pm y ya asomada la noche, salimos del hotel, empezamos a ver que muchas personas llevaban máscaras venecianas puestas y averiguamos que lo hacían para celebrar la llegada del nuevo año, así que no nos quedamos atrás y compramos las nuestras. Con el nuevo disfraz, nos fuimos a buscar un restaurante para celebrar la fecha, estábamos dispuestos a botar la casa por la ventana, así que tras varios intentos encontramos un lugar que ofrecían cena para dos por la módica suma de 34 Euros por pareja y bebidas incluidas (Muy barato para ser 31 de diciembre), nos ofrecieron unas cobijas para colocarlas encima de las piernas, acercaron los calefactores externos, subieron el volumen a la música y nos prendieron una vela. La cena no pudo estar mas deliciosa, entendimos por qué los italianos son reconocidos mundialmente por sus pastas, pizzas y risottos.

despedida del 2016

Plaza San Marcos – Despedida de año

Siendo las casi las 9:00pm empezaron a cerrar los establecimientos y, al pagar la cuenta, preguntamos al mesero en dónde podíamos ver el show de fin de año. La cara del hombre hizo un gesto que nos dejaba claro que no tenia idea de que le estábamos hablando, nosotros, como buenos turistas primerizos, habíamos leído en varios blogs de viajes (De quien sabe qué año) y revistas de baja reputación, que en Venecia hacían un magno evento con juegos pirotécnicos en la plaza San Marcos para recibir el nuevo año. Las fotos se veían lo suficientemente llamativas como para darle la vuelta al mundo y llegar a la ciudad de las góndolas, solo a pagar un palco para ver el espectáculo al estilo de New York en el Times Square. Sin embargo, al no tener una respuesta por parte del mesero del restaurante, seguimos avanzando hasta la Piazza y, al ver poca gente en las calles, preguntamos a los dueños de las tiendas que estaban bajando sus puertas corredizas para irse a sus casas, quienes continuaban con gesto dubitativo, hasta que uno de ellos nos dijo que había una celebración en El Arsenale, un gran malecón que bordea el exterior de la Plaza y desde donde se ve de frente, la isla de Giudecca.

Buscamos por Google Maps su ubicación y después de 30 minutos llegamos al lugar. Estaba relativamente solo, a penas habían algunos pequeños grupos de turistas muy jóvenes sentados en bancas o en el piso,  tomando a “Pico botella” vino barato, riendo y hablando como si no los estuviesen esperando en casa. Buscamos un lugar y el frio empezó a calar los huesos, al estar en una zona sin infraestructuras que sirvieran de rompevientos, nos llegaba de manera directa y despiadada. Carlos se fue a buscar vino caliente o alguna bebida parecida, pero el comercio ya estaba completamente cerrado. Por fortuna (y aún no le he preguntado en dónde) consiguió dos vinos para darnos una buena dosis de calorías mientras el show empezaba. Pasamos dos largas horas allí, cuando empezó a llenarse de gente y efectivamente, inició un juego de luces en el horizonte. Esto fue faltando 5 para las 12:00, las personas se dieron su abrazo de feliz año y en menos de 10 minutos iniciaron marcha a otro lugar (nunca supimos a donde), nuestro corazón quería seguirlos, pero nuestro cuerpo estaba al límite conservando nuestro calor corporal. Decidimos irnos para la casa y eso fue todo. ¡¡Demasiada expectativa para tan poco!! Pero bueno, estando en Venecia, cualquier chispita mariposa emociona a cualquiera.

pirotecnia

Juegos pirotécnicos despedida de año – Arsenale

Amaneció ese primer día del año con un sol radiante (pero no se equivoquen, en Europa el sol no es sinónimo de temperaturas más altas), así que nos abrigamos con nuestras tres capas obligadas y decidimos dar uso a los tickets del vaporetto, y nos fuimos a la Iglesia della Salute y sus puentes emblemáticos que quedan en la periferia (Puente de la academia y puede de los descalzos), allí paramos a hacer unas cuantas fotografías y salimos rumbo a Murano.

sallute

Iglesia della Salute

 

canales mas

Vista desde el puente de la Academia

A Murano se llega en la línea 41 o 42 del Vaporetto y, en tan solo 2 km, ya estábamos en la isla conocida por la fabricación de vidrio que la cataloga como la principal productora de cristalería de todo Europa. La forma arquitectónica de esta pequeña ciudad, es muy similar a la de Venecia, hay un gran corredor peatonal que bordea el canal principal donde se encuentra la mayoría de tiendas de souvenirs dedicadas a todo tipo de objetos fabricados en vidrio, desde decoración para las casas hasta accesorios para mujeres. Sus vistosas casas de colores, convierten al lugar en un sitio muy fotografiado, así que sin lugar a dudas en una visita imperdible si van a Venecia.

Dentro del itinerario, pueden incluir Santa Maria y Donato, Santa Maria de los Ángeles y el faro de Murano que en su pequeña caminata los irán encontrando muy fácilmente.

murano

Canales de la isla de Murano

Dentro del itinerario, pueden incluir Santa Maria y Donato, Santa Maria de los Ángeles y el faro de murano que en tu pequeña caminata los irás encontrando.

iglesia murano

La escultura de de vidrio La Cometta y la Torre del Reloj al fondo

Es muy común ver las fabricas en plena actividad desde las 8:00am hasta las 3:00pm (depende de la temporada), donde muchos “maestros vetraios” hacen demostraciones de su destreza como sopladores de vidrio haciendo verdaderas obras de arte. Para conocer más en profundidad sobre el tema y si disponen de tiempo, pueden ir a el museo del vidrio que, según cuentan, puede ser interesante pero no muy recomendado.

Murano generalmente se conoce con una visita a Burano y Torcello (Islas Vecinas), pero nosotros ya debíamos volver a Venecia a organizar las maletas para ir a nuestro siguiente destino. Si quieres reservar tu excursión a Murano, Burano y Torcello en un día, lo puedes reservar acá

Volvimos y dimos una vuelta de despedida por la ciudad, no puedo negar que hubo nostalgia de dejar este emblemático lugar, por muchos amado, por otros odiado, pero que para nosotros representaba la mayor motivación de haber hecho ese viaje.

Nos tomamos un último café, una pizza en un acogedor restaurante e hicimos el tradicional análisis del lugar y estos fueron las opiniones personales:

Como todo pueblo, ciudad, país o lugar del mundo, la belleza depende de quien lo mire. Nos hemos dado cuenta que cuando nos piden opiniones de un lugar, siempre preguntan bajo el criterio estético…¿Es bonito X lugar? Y si hablamos propiamente de Venecia, en donde respondemos con otra pregunta ¿Qué es bonito para ustedes?, pues la palabra tiene muchos significados y si hablamos de perfección, limpieza, simetría, orden, paredes íntegras y casas como sacadas de una maqueta, la ciudad de los canales no tiene nada de eso. Por el contrario, su magia radica en su historia, en sus casas metidas sobre el mar y sostenidas por madera de dudosa reputación, al estar dentro del mar, el hierro de sus puertas, ventanas y barandas están completamente corroídos, las paredes sobresalen por el moho verde que prácticamente alcanzan la totalidad de las fachadas, sus pinturas están desgastadas y el agua no se ve muy clara. Sus calles con algunos desniveles, ponen en evidencia hasta donde ha llegado el nivel de agua en sus históricas inundaciones y sus hordas de gente, pueden desenamorar a cualquiera que no ve belleza en el caos. Sin embargo, para nosotros Venecia se ganó una parte de nuestro corazón, no es de esos sitios a los cuales volveríamos, pero sin duda alguna, cada vez que escuchemos “El gondolero” de Raphael, «Venecia sin ti“ de Charles Aznavour”, “Venecia” de hombres G o “Romance en venice” que es instrumental, sacará un suspiro profundo y un recuerdo inmortalizado de cada paso que dimos por allí.

Con todo este relato nacido del corazón, cuando visiten esta histórica ciudad, si quieren un free tour por Venecia, te presentamos estas opciones

Diferentes Free Tours por Venecia

O si quieres Tours gastronómicos o diferentes puedes reservar por este link.

Hasta un próximo blog!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SOBRE NOSOTROS

El nuevo texto que desean, sobre una descripción o algo.