Cómo hacer un voluntariado en Chiang Mai

  1. Sabemos que las experiencias como viajeros pueden ser infinitas, desde disfrutar plenamente un lugar con todas las comodidades, ser mochileros y vivir muchas experiencias por libre, interactuando con otras personas, y una que comenzamos a descubrir y que fue parte del propósito de este gran viaje que es hacer voluntariados. Así que en este artículo les contaremos qué es ser voluntario en algún lugar del mundo, por dónde se puede aplicar, cómo es la experiencia, a través de nuestras vivencias y de lo que queremos seguir explorando en este viaje de vida. 

¿Qué es un voluntariado?

Es una experiencia diferente que pueden tener al viajar, es el aportar a otras comunidades algo de nosotros, no necesariamente del oficio que elegimos como profesión, sino de lo que podemos aportar como personas, en un tipo de intercambio de experiencias, donde a partir de unos costos muy bajos para hospedaje y en algunos casos alimentación completa durante el día, y algunos beneficios adicionales; ofrecemos nuestros servicios a una comunidad, a una familia, a un lugar de trabajo, en diferentes áreas, que pueden ir desde el arreglar y limpiar un lugar, ayudar en la cocina, en el cuidado de un ecosistema, realizar labores de jardinería o de permacultura para ambientes más sostenibles, ayudar en la creación de contenidos digitales (fotografía, video, publicación en redes sociales), ayudar en la recepción o en el bar de un hotel, ayudar con idiomas (el inglés como lengua universal) en colegios o comunidades, y una que nos atrae mucho que tiene que ver con el cuidado de animales (desde perros y gatos a elefantes o vida silvestre o vida marina).

1ee6df63 fb80 4bb2 915d a584052ebea0

Un voluntariado es un intercambio de servicios

¿Por qué hacer un voluntariado?

Lo primero que nos puede pasar por la cabeza es que el hacer un voluntariado nos va a ahorrar mucho dinero, al tener un alojamiento y una o varias comidas al día gratis, y es cierto que es así, casi, pero la experiencia, como su nombre lo indica, es el ofrecer todo lo que ya saben hacer, quizá no lo que estaban acostumbrados a hacer en su vida cotidiana, a expensas de algo que les ofrece su anfitrión, y es importante tener claras esas condiciones para no pensar que van a estar con todas las comodidades y no van a gastar un solo centavo. 

Y es común que surja una pregunta, como el porqué quiero ir a un lugar a hacer tareas manuales o domésticas si voy de viaje? Y acá puede resonar la idea que ser voluntarios puede no ser para todo momento de la vida, o no para todas las personas, o no para todo tipo de viajeros. Sin embargo, cuando se logran ver los beneficios, más allá del financiero en que vas a ahorrar dinero en alojamiento y comidas, sino en cómo una experiencia o muchas como voluntario nos van transformando, nos hacen sentir que al vivir en un mundo tan consumista, el vivir con menos comodidades nos ayuda a volver a lo simple, nos permite conectarnos de otra manera con nosotros mismos, y nos permite sumergirnos en la parte más íntima de una comunidad, de una cultura, a la par que nos hace desarrollar nuevas habilidades, y recuperar aquellas que habían quedado dormidas por no practicarlas rutinariamente, y podemos dejar un granito de arena en alguna parte del mundo; es más fácil considerar que definitivamente vale la pena la experiencia. actualmente se pueden buscar voluntariados en TODO el mundo, sí, en muchos países de los 5 continentes es posible realizar este tipo de intercambios culturales.  

Es por esto, que nosotros, cuando planeamos nuestro viaje actual, desde Marzo de 2022, el primer centro del viaje fue hacer un voluntariado, porque queríamos vivir experiencias diferentes, porque queríamos saber si podíamos hacer más cosas de las que como médicos podíamos hacer, y lo primero que dejamos establecido fue hacer esta actividad, y lo queríamos hacer en Tailandia, ya que íbamos a estar acá un mes, han sido dos hasta el momento, y desde allí escogeríamos los destinos que estarían antes y después del voluntariado, pero ese fue el motor, y sabemos que las experiencias nuevas que tendremos en otros lugares del mundo en este viaje, irán atados a realizar más intercambios de este tipo, en cada país en donde tengamos la fortuna de estar. 

¿Cómo buscar un voluntariado? 

En la actualidad hay muchas páginas en la Web que los ofrecen , hay algunas más renombradas que otras, hay miles de opiniones sobre ellas, y ahora hay mucha gente que vive mucho tiempo haciendo voluntariados, por algo será…….

Nosotros revisamos mucho sobre el tema, y nos dimos cuenta que desde el inicio no es algo GRATUITO al 100%, por qué?

  • Porque la página o plataforma en donde ingresen o se suscriban para acercarse a ese mundo, les sugiere una membresía, generalmente por un año, para mostrarles todo el portafolio de experiencias que pueden tener
  • Cada experiencia puede tener un costo adicional (directamente manejado por el anfitrión del lugar que escojan) que va en pro de garantizar sus comidas, por ejemplo, o el sostenimiento de los voluntarios, para el agua potable o servicios básicos, o para un traslado desde el punto de encuentro hasta el espacio donde van a hacer el voluntariado. 
  • De igual manera, cuando ya estén en el voluntariado, por ejemplo, y quieren comer o tomar algo adicional de lo que les ofrece el lugar, tendrán que pagar por ese consumo, que suele ser a precios iguales a los de la ciudad en donde se encuentra el lugar. 

Existen páginas o plataformas como Worldpackers, Workaway, Helpx, WWOF que permite ver oportunidades de voluntariados en granjas; que por ejemplo tienen un valor de membresía y para poder contactarse con el anfitrión una vez se ha elegido el voluntariado que se desea hacer. Existen algunas plataformas gratuitas, que están comenzando a posicionarse muy bien, como Go Cambio, en donde se hace un intercambio de idiomas y no de trabajo, Volunteer Base que permite visualizar diferentes voluntariados en diferentes áreas y a partir de allí pueden comunicarse directamente con el anfitrión; entre muchas otras plataformas. Siempre deben revisar qué ofrecen dichas plataformas, que seguridad genera al público en general, si hay algún tipo de acompañamiento, etc. Todo dependerá del tipo de experiencia que quieran vivir. 

Al tener esto claro, y dentro de la búsqueda que hicimos, decidimos aplicar, y pagar una membresía en una página reconocida que se llama Worldpackers, que nos ha dado mucha seguridad, nos gusta que nos van formando, porque tiene un portal de academia, en ser mejores voluntarios y en cómo se puede llegar a vivir de este tipo de viajes. En esta plataforma se paga una membresía anual de 49 USD por persona, aunque si viajan como pareja, como nosotros, se paga una membresía de 59 USD, que les abre un portafolio grande de experiencias, de aprendizaje, y una membresía full que tiene un valor de 99 USD, con muchos más beneficios. Nosotros tomamos la membresía de parejas. 

¿Cómo se vive un Voluntariado?

Comenzaremos contándoles cómo fue nuestra experiencia desde el primer momento.

Una vez hecho esto, buscamos el voluntariado en Tailandia, que se ajustara a parejas, y que nos llamara la atención, así que decidimos una Ecovilla relativamente cerca a Chiang Mai, a 42 km exactamente, en una provincia que se llama Ban Yang Huai Tong, Mae Wang, aproximadamente a 45 minutos del centro de Mae Wang, en un lugar que se llama Spicy Villa, que también es un alojamiento, puedes reservarlo por este link. A través de Worldpackers nos pusimos en contacto con el anfitrión, que se llama Samart, con quien siempre tuvimos una muy buena comunicación, y definimos el punto donde nos iban a recoger para llevarnos hasta allí.

Desde Chiang Mai, en frente del café NunuNini que queda en frente de la puerta sur del centro amurallado de Chiang Mai, se toma la minivan amarilla que se dirija a Mae Wang (no duden en preguntar cuál de los buses los lleva a ese lugar) y pagando 30 Baths por cada uno (1 USD), nos fuimos hasta allí. Al llegar a Mae Wang, y al encontrarnos con Tawon, quien nos llevaría a Spicy Villa y sería nuestro permanente anfitrión y muy buen amigo, nos encontramos también con un brasileño llamado Renan, quien también iba a hacer un voluntariado allí, y con quien hicimos una gran amistad durante esos días. De esta manera, ahora sí, en una camioneta, sentados atrás, sintiendo el viento y el calor tailandés, dialogando con Renan, comenzó esta aventura. . 

Al llegar a Spicy Villa, nos dimos cuenta que muchos han vivido experiencias hermosas en el lugar, porque hay muchos grabados en las paredes, en las vigas del techo, en las puertas, en el exterior de la recepción, todos han querido dejar su huella allí, y después de saludar a Coco, el perrito que ha tenido Tawon desde cachorro, y que se ha convertido en el guardían del lugar, y de sus visitantes, que acompaña a Tawon a todo lado, pero cuando hay visita se queda con la visita y los acompaña a la cascada, a los recorridos, aleja a otros perros que ladren en el camino, un perrito demasiado juguetón y cariñoso, nos dieron una habitación privada, aunque según la temporada y cantidad de voluntarios puede ser una habitación compartida, y una vez instalados pudimos apreciar por primera vez el lugar privilegiado en donde nos encontrábamos. Un lugar perdido en la montaña, rodeado de terrazas de arroz, en donde además del canto de las aves, resonaba de vez en vez el llamado de elefantes (porque muuy cerca de Spicy Villa quedan muchos santuarios de elefantes, y Karen Village es el Santuario más importante, es a donde van desde Chiang Mai muchos grupos de viajeros, ya que realmente son santuarios, en donde cuidan y rehabilitan a estos maravillosos animales, y no en donde los siguen utilizando como atractivo turístico para que pinten o pateen un balón y los tienen atados con cadenas). Un lugar en donde poder apreciar amaneceres hermosos y donde la naturaleza nos llamaba por el susurro del riachuelo más cercano y la fuerza de una cascada, de las muchas que hay en ese poblado. No resistimos las ganas y nos fuimos a la cascada, a refrescarnos un poco, antes de regresar al que sería nuestro hogar por la siguiente semana, donde dispuestos a lo que fuese, ayudamos a limpiar el sitio donde comeríamos y luego a lavar los platos.

7e95a40e 85c9 4327 b23d a01724aeaca3

Cascadas y naturaleza abrazan Spicy Villa

Por cierto, la comida que prepara Tawon en Spicy Villa es absolutamente deliciosa, abundante, muy variada, no muy picante (a solicitud nuestra), pero cada comida era un deleite total, un agradecimiento constante por recibir tanto de alguien que para ese momento era un extraño. Al haber caído la noche, y al haber cenado, realizado los deberes, y haber jugado pool con Tawon, nos dispusimos a descansar, para lo que serían nuestros días siguientes en la Villa. Ahhh, olvidamos mencionar que en nuestra habitación tuvimos un recordatorio de amor por los gatos, por nuestras hijas gatunas que habíamos dejado en Colombia, ahora acá teníamos 3 gatitos para cuidar, no estaba la madre, solo apareció hasta el tercer día, y ahora no seríamos sólo 2 en la cama, seríamos 5 y luego 6.

46c4da84 fe4d 48cd a4f1 678c230f5d42

Comida deliciosa en abundancia, gracias a nuestro amigo Tawon

A79CC296 2D28 4A76 8D2D C41432D5E573

Nuestra experiencia se hizo más completa al poder cuidar una camada de gatitos

Los días siguientes en Spicy Villa fueron muy agradables, donde desayunábamos a las 8am, hacíamos los quehaceres de la Villa, y desde las 9:30am comenzábamos a trabajar en el exterior, en labores de campo, de limpiar el terreno que para ese momento en que no había iniciado la temporada de Monzones aún estaba demasiado seca, había que preparar la tierra, quitar la maleza, quitar las hojas muertas de los plataneros, ayudar a arreglar las irregularidades de las pequeñas vías destapadas donde transitan los vehículos que pasan por allí. Esas tareas se hacen durante la mañana, hasta mediodía, y luego en la tarde, después de almorzar y descansar un rato, otra jornada desde las 2 hasta las 4:30 o 5pm. No son tareas difíciles, pero bajo el inclemente sol sí se tornaban un poco más agotadoras, por lo que necesitábamos protegernos del sol, de la deshidratación y de los mosquitos, por eso también escribimos un post con tips y recomendaciones médicas para los viajes. A lo largo de los días, nos dimos cuenta que aquellas cosas que de niños realizábamos, y que aquellas enseñanzas de nuestros padres o abuelos, todo eso estaba guardado y faltaba era explotarlo, y ver que tenemos capacidades para hacer muchas cosas, y ayudar de muchas maneras a otros, y eso aumentaba el valor de esta gran experiencia. Después de haber terminado las tareas de campo, no perdíamos la opotunidad para irnos a la cascada, de caminar un rato, de refrescarnos, de cuidar a los gatitos.

a319a8f6 7c1c 4348 9637 2a80c7d5dfc9

Trabajando en Spicy Villa, un recuerdo para siempre

Con Tawon, a lo largo de los días, fuimos estableciendo una comunicación más estrecha, más risas, más historias, más experiencias gastronómicas, nos enseñó a cocinar muchos platos tradicionales tailandeses, algunos reseñados en el post de gastronomía tailandesa, así como también pizza, té verde refrescante, a disfrutar lo que llaman Happy Water, que es una bebida alcohólica muy parecida al aguardiente colombiano, le enseñamos algunas otras palabras en español y nos enseñó algunas otras en thai; y con Renan la pasamos muy bien durante toda esa semana. 

CHIANG MAI VOLUNTARIADO5

Siempre una sonrisa, siempre cuidándonos, así es Tawon

Durante los 8 días de voluntariado, hay un día libre, sin actividades de jardinería, pero ayudamos con los quehaceres de casa, y como para ese momento ya había una familia de Lituania hospedándose en la Villa, no como voluntarios, con los que estuvo Tawon porque la villa no se podía quedar sola, nos fuimos a hacer una caminata durante todo el día con un amigo y compañero de Tawon que también ayudaba en las tareas exteriores, Mao, y tuvimos un día excepcional, caminando entre la montaña, recorriendo otros riachuelos y visitando otras cascadas, viendo el paisaje que nos maravillaba y que nos hizo sentir bendecidos por la oportunidad de estar allí. Ese día tuvimos la oportunidad de probar por primera vez arroz cocido dentro de tallos de bamboo, con un sabor ahumado espectacular, acompañado de cerdo especiado, y sandía. Recorrimos ese pueblito, donde conocimos un poco más la cotidianidad de las áreas rurales de Tailandia, intercambiamos saludos y sonrisas con su gente, pasamos por un santuario de elefantes, donde nos quedamos disfrutando ese momento, cerca de ellos, viendolos sin cadenas, comiendo como si no estuviésemos allí, perdiéndonos en esa mirada de un elefante, un pequeño momento que quedará guardado para siempre.

4ab049ed 1d4c 4c96 b865 3a9a79862a54

Recibiendo una bendición del agua, siempre cómplices

7CFA5963 D452 4D08 9F09 AD9D1D4C031B

Una mirada que hipnotiza, que transporta a un lugar de paz infinita

Desde Spicy Villa, quizá nos dimos cuenta tarde, se pueden organizar diferentes actividades, a precios muy razonables. Desde rafting en balsas de bamboo en el río Mae Puai, a una excursión al Santuario Karen Village, o asistir a un día de baño y cuidado de unos elefantes, que entendimos con lo que nos contaron Mao y Tawon, que hay personas en el pueblo que por tradiciones han cuidado o han tenido un elefante, quizá porque eran Majuts previamente y ahora son protectores de los elefantes, y ofrecen el servicio a turistas o voluntarios de acompañarlos en los baños de el o los elefantes. Para hoy, pensamos que todo lo que vivimos allí fue excepcional, y aunque tenemos pendiente hacer un voluntariado en un santuario de elefantes, lo dejaremos para nuestro siguiente en momento en Tailandia, pero nos quedamos con todo lo que pudimos vivir, de la manera en la que lo vivimos. 

El último día en Spicy  Villa, queríamos dejar nuestra huella en ese lugar, y preguntamos a Tawon si podíamos pintar algo allí, y él muy amablemente nos ayudó a conseguir pintura y brochas, lo que había disponible, o lo que pudieramos hacer con los recursos disponibles, y dejamos algunos retablos con palabras para que no nos olviden, claro, con el nombre de nuestro país, COLOMBIA, y de Brasil. nos alcanzó la pintura para pintar una canasta de una motocicleta, jajaja. 

57120ce4 6934 40d3 85f9 e3e99ca3994d

Dejando nuestra huella, un pedacito de nuestra Colombia en Spicy Villa

Así, nos dimos cuenta que esa experiencia había culminado, que nuestros días con Tawon, Mao, Coco y los gatitos había terminado, que los días de compartir trabajo e historias de vida con Renan comenzaban a tener un punto final. Fue momento de volver a poner nuestras maletas y nuestros cuerpos en la camioneta para volver a Mae Wang y desde allí a Chiang Mai, con nuevas experiencias y nuevos amigos, con nuevas formas de ser conscientes de este presente maravilloso que estamos viviendo. 

Conclusiones y recomendaciones finales

Después de todo lo vivido, desde antes de llegar a Spicy Villa, hasta su final, nos permite concluir algunas cosas que les queremos compartir:

  • Un voluntariado es una experiencia transformadora, renovadora, cuando estés de visita dentro de algún país, lo que claramente establece que no vengan solo a vivir el voluntariado, sino que programen el tiempo que van a estar en un país o una región y así programen una o varias semanas para el voluntariado. En nuestro caso, el voluntariado estaba programado dentro de nuestro mes en Tailandia, que extendimos a dos meses, lo que nos permite esta visa de única entrada, en el que hemos recorrido varios lugares de Tailandia, que no habíamos visitado en nuestro primer viaje a este país del Sudeste Asiático. 
  • Puede que un voluntariado no sea para todo el mundo, o para algún momento específico de la vida. Siempre hay que venir con la mente muy abierta y dispuestos a hacer ese intercambio de servicios: Su mano de obra vs hospedaje y alimentación, dentro de otros beneficios. Y al mismo tiempo, un voluntariado depende mucho de la actitud que le pongan a esta experiencia, si quieren disfrutarlo con la menor cantidad de interacción posible, se puede hacer, pero quizá no logren la inmersión profunda en la cultura o en la vida real de un país. 
  • El idioma no es una limitante. A pesar que en algunos voluntariados exigen un idioma intermedio de inglés, por ejemplo, actualmente hay muchas herramientas tecnológicas que facilitan la comunicación entre las personas. Según el tipo de voluntariado que realicen, claro, ya que si van a optar por uno para ser recepción de nuevos huéspedes de un hotel o ayudar en un bar donde van a tener interacción constante con varios idiomas, puede ser un poco más difícil, pero no imposible. 
  • Hacer voluntariados no es únicamente prestar servicios en una ONG. En nuestro caso, como médicos de profesión, muchas personas pensaron que íbamos a ser voluntarios médicos en algún sector de algún país, pero nosotros percibimos que podíamos ofrecer mucho más y que existen muchas más opciones que aquellas relacionadas con salud.
  • Un voluntariado es más que viajar gratis por el mundo. Como les mencionábamos anteriormente, claro que el voluntariado les permite alargar el dinero, les permite disfrutar ese viaje más tiempo; pero no es totalmente gratuito, ya que hay que sumar uno o varios conceptos ya sea del anfitrión o de la plataforma que utilicen para buscar el voluntariado, para cubrir los gastos básicos de su manutención. Vivir esta experiencia es sumergirse en una comunidad, en una familia, en una nueva actividad. 
  • Vivir en comunidades distantes los aleja un poco del mundo digital. Esto como consecuencia que, dependiendo del lugar y experiencia que elijan, no todos los lugares les asegurarán Wifi, o acceso a sus datos si ya tienen una SIM del lugar que visitan, lo que los conecta un poco más con ustedes mismos, con las personas que comparten, con el momento que están viviendo, con el entorno circundante. 
  • Se puede vivir por un largo tiempo de voluntariados, solo es cuestión de buscarlo, de encontrar aquello en lo que sienten que se acomoda a lo que desean ofrecerle al mundo. 
  • No expiden certificados de los voluntariados, porque es un trabajo informal, por lo que no tramiten sus visados, si los requieren, explicando que van a hacer este tipo de actividad, ya que en muchos lugares no está muy bien visto que extranjeros vayan a hacer trabajos de locales a expensas de una cama y comidas. 

 

Esperamos que este artículo haya sido de su agrado, y de ayuda si deciden vivir este tipo de aventuras. Cualquier comentario o duda no duden en hacérnosla saber, para resolverla y hacer de este momento algo que guarden por siempre en su corazón. 

 

Hasta un próximo blog!

 

2 Comentarios

  1. Felipe García López

    Uauuu fascinante Laura, no solo un sueño hecho realidad, esto es lo que yo llamo #MasQueMedicina, esto que haces es medicina para el espíritu.

    Espectacular ver la narrativa de tus experiencias y el de tu compañero de vida, además de las buenas fotos

    Un abrazo

    Responder
    • Cgonzalez_acupuntura@outlook.com

      Hola Felipe, pues muchas gracias por tu comentario, tienes mucha razón es #MasQueMedicina, es medicina para el alma, para el cuerpo, para el corazón. Hacerlo nosotros juntos ha sido la mejor experiencia para los dos, nos ha permitido conocernos de muchas otras maneras, y compartir experiencias, aprender más del otro y de nosotros mismos. Gracias por tu comentario y porque la experiencia que les presentamos sea agradable. Mil gracias.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SOBRE NOSOTROS

El nuevo texto que desean, sobre una descripción o algo.