Sanar en un viaje – más allá de la mirada médica

 

“Nadie sana siendo la misma persona. La sanación es un viaje de transformación”

Sanar se logra de muchas maneras, con buenas experiencias, buenas emociones, buenos pensamientos, o con experiencias que te sacuden de la manera más fuerte y desde allí renaces como un ave fénix, aquellas míticas aves de fuego que desde sus cenizas vuelven a nacer. Durante la historia hemos podido ver cómo los viajes han transformado a muchas personas, cómo han logrado sanar sus vidas. No es que sea la fórmula secreta, es una herramienta, que, como cualquier otra, cuando se utiliza de la manera correcta, puede generar efectos maravillosos en la vida. Por eso en este post, te vamos a contar que los viajes tienen virtudes adicionales, que tienen la capacidad de sanar de muchas maneras, y así como lo vivimos nosotros, te queremos contar algunas cosas que a ti también te pueden suceder.

LAURITA Y VIDA

La vida es un regalo, vivir a plenitud es la mayor misión

La vida es un lienzo en el que constantemente estamos agregando una pincelada más, estamos realizando trazos, a veces sin motivo alguno, a veces con el objetivo de delinear y retratar lo que queremos. Sin embargo, muchas veces percibimos, como seres humanos y como médicos, que el ritmo frenético al que nos hemos acostumbrado a vivir, a trabajar, con esa ansiedad de tenerlo todo, y de tenerlo ya, ha puesto el acelerador a fondo en esa gran obra que es la vida, y permite que se tracen líneas más caóticas, o que perdamos por momentos el objetivo real de esa obra maestra. Hay instantes, en donde queremos un breve respiro.

Un viaje siempre será una gran experiencia, por los lugares que conociste, porque pudiste disfrutar unos días de descanso, muy merecido, de tu trabajo, porque querías salir del bullicio o del armonioso caos que vives en tu ciudad y lo querías cambiar por unos días en el campo, en la playa, en una isla, o en otra ciudad; pero siempre será un momento que quedará grabado en el cuerpo, en la mente, en el corazón. Se genera un poco de ansiedad por ese momento, que va creciendo en tu interior, y se hace evidente a medida que se acercan los días. Es decir, vivimos pensando en el futuro, de todo lo que quieres vivir en esa travesía, e inconscientemente pensamos en el pasado, porque ese viaje se va a convertir en un muy grato recuerdo, y porque queremos dejar atrás, en el pasado, así sea por un instante, la realidad que hemos construido, o como decimos vulgarmente, nos queremos olvidar por unos días, de: nuestra casa, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestras mascotas, nuestras pertenencias. Pero también es cierto, que queremos salir de ese ritmo en el que estamos inmersos, en la monotonía de la vida en muchos casos, del estrés y del incesante ruido exterior del mundo en el que estamos inmersos. Particularmente estos dos escenarios, nos hacen perder el regalo más preciado, que es el presente, o porque permanecemos con la mente trabajando en lo que pasará, o porque nos quedamos en lo que ya sucedió, y dejamos a un lado la fascinación de lo que estamos viviendo en este justo instante.

CARLOS Y MONJE2

Recibir una bendición es una manera de sanar desde adentro

Antes de continuar, quisiéramos que cerraras tus ojos, inhales profundamente para darte gracias y para amarte, y exhales para entregarle al viento tus preocupaciones.

Continuemos ……..

“La mayoría de las personas están tan absortas en la contemplación del mundo exterior, que son totalmente ajenas a lo que está pasando dentro de sí mismas” – Nikola Tesla

Hay viajes que son un retiro espiritual, que los buscamos con ese objetivo, de limpiar nuestras mentes, nuestros corazones, nuestras almas. Buscamos viajes muy lejos, o muy cerca, que cumplan ese cometido, el poder encontrar un rinconcito del mundo donde podamos dejar todos esos demonios internos que cargamos en la vida, para sentirnos más livianos. Y es indiscutible que cuando llegamos de un viaje, a cualquier lugar, llegamos renovados, llegamos con una sonrisa, nos sentimos más frescos, más ligeros, más jóvenes, con mayor vitalidad, dispuestos a dominar ese gran tigre que es la vida que nos estaba aguardando.

Entonces un viaje no es solo una excusa, un viaje tiene un propósito, un propósito del universo, de tu mente y tu corazón, de tu vida presente y tu vida pasada.

en muro lamentos

Hay quienes vamos hasta el Muro de los Lamentos para sanar y pedir la sanación de otros

Cómo te mencionábamos en el post la importancia de cuerpo – mente – espíritu en los viajes, cuando inicias un recorrido a otro lugar, vas con el propósito de llenar tu vida de experiencias nuevas, y cuando vas con la mente y el espíritu abiertos, vas a regresar con muchas más experiencias que te han edificado. Pero acá no termina la historia, sólo es el otro lado de la página.

Porque en un viaje también vas a dejar cosas, y eres susceptible de “sufrir” otras cosas, o de vivir diversas situaciones, ya sea físicas, porque tuviste algún problema temporal de salud, un traumatismo, un malestar estomacal, un dolor de cabeza, una quemadura solar, que molesta, pero que cuando le prestas atención y cuidas, pasará sin dejar huella, sanarás físicamente al ciento por ciento. Hay ocasiones en los que por temas de salud, viajamos a otro lugar para buscar sanar físicamente, ya sea por alguna intervención médica, o porque nos queremos poner en forma y el viaje nos impulsa a correr en la playa, a hacer yoga para mejorar nuestra condición física.

IMG 8310

Hay muchas maneras de ir sanando, lo importante es saber qué debemos sanar

Es un momento en que vas a estar fuera de tu zona de confort, y eso permitirá que te confrontes a ti mismo, a tus limitaciones físicas, y mentales que son más fuertes aún, a tus miedos, a tu inseguridad, a tu necesidad de control, a tu presente, y tu cuerpo necesita órdenes adecuadas, guiado por una mente serena, preparada, por emociones coordinadas, por tu espíritu aventurero y por ese Dios, o Energía Primaria, que te permite sentirte en puerto seguro.

Vas a dejar el ritmo estresante de la vida cotidiana, ya sea porque vas a estar tumbado en la playa, porque vas a hacer un trekking en una montaña o un terreno selvático, porque vas a bucear y a entrar en contacto con el mundo submarino, o porque te vas a escapar a tu casa de campo a leer un libro con una copa de vino. Pero te liberas y te descargas de ese frenesí de ansiedad y estrés, de todo ese ruido exterior al que nos hemos acostumbrado a vivir. Algunos sufrimos muchas veces de esa ansiedad incluso el día 0 del viaje, de las 6 o más horas en el avión, de las filas de espera, de los contratiempos con el equipaje, inmigración, visados, si dejamos todo bien cerrado en casa, entre muchas otras cosas, pero no vamos a permitir que el viaje se arruine antes de iniciarlo. Así que también nos permite sanar mentalmente, y de esas emociones frescas del día a día.

bicis en vietnam

Practicar un deporte en tus viajes también es una herramienta muy útil para sanar

Pero, además, viajar permite sanar emocionalmente. Y mucho.

Dentro de nosotros hay una caja de pandora de emociones y momentos que inconscientemente hemos guardado, que no son buenos momentos, pero que han dejado una huella en nuestro interior, y para sanarla no debemos dejarla en el olvido, o ignorarla como si no estuviese allí, todo lo contrario, debemos reconocerla, debemos abrazar ese momento, para dejarlo ir. A veces estos momentos o emociones, son de duelos que hemos hecho en la vida, porque perdimos algo muy valioso, o a alguien muy valioso, o porque vivimos un momento muy complejo, porque vimos o fuimos testigos de algo que nos marcó en nuestra familia, nuestra comunidad, nuestro país, o guardamos palabras o tratos de otras personas que lastimaron nuestro ser. Y, créenos, eso queda guardado y no lo dejamos salir, y muchas veces batallamos contra esos momentos, hasta que terminamos definiendo ciertas conductas en nuestra vida como consecuencia de esa pequeña caja, pero no la percibimos como algo que debamos abrir, y mucho menos sanar.

Además, solemos tener apegos hacia muchas cosas, personas, cosas materiales, situaciones o momentos, y no las queremos soltar, así nos hagan daño, y a veces sufrimos a partir de allí, por poco o mucho tiempo, y guardamos esas heridas y esas cicatrices, y hasta lo hacemos de manera racional. Pero en la vida, tenemos que desprendernos de cosas en el camino, debemos dejar ir, para que puedan suceder cosas nuevas. Debemos desocupar nuestra mente y nuestro corazón para que se llene de amor infinito.

“El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional” – Buda

Esta es, quizá, la sanación más compleja de todas, pero también la más exuberante en paz cuando la logramos, y por ello te invitamos a que sanemos esas heridas que llevamos dentro, no necesariamente viajando, pero busca la manera de hacerlo. Para nosotros, cada viaje realizado ha sido una sanación, ha sido un proceso de limpieza, de fortalecimiento incluso espiritual, y ha sido a través del amor, de la gratitud y de la compasión, entendiéndola como el acompañamiento, que hemos ido ganando batallas contra nosotros mismos y nuestro pasado. Viajar ha sido nuestra terapia, viajar juntos ha sido aún mejor para lograr sanar con nosotros mismos. A través del contacto con las medicinas tradicionales de diferentes países, hemos podido sanar cargas que ni siquiera sabíamos que llevábamos a cuestas. Pero la vida es un aprendizaje constante, y aún nos quedarán muchas sesiones de terapia, o muchos viajes, para seguir creciendo.  Recuerda que perdonar es sanar, y la máxima victoria es la que se gana sobre uno mismo, dice el budismo.

frase gandhi

El Egoismo nos mantendrá preocupados por siempre – Mahatma Gandhi

“Todo lo que tienes que hacer es mirarte al espejo y enamorarte de ti mismo, sin importar lo que diga el resto del mundo»

Hasta un próximo post!

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SOBRE NOSOTROS

El nuevo texto que desean, sobre una descripción o algo.